IvanKe ya está en viaje

Ivan Kerner, del proyecto PEQUEÑOS GRANDES MUNDOS que me motivó a empezar este blog  ya empezó a darle forma de VIAJE al sueño.

Es un contagio hermoso de alegría, de ilusión, de ganas de andar la vida enredandose en las historias de las personas, de celebrar los encuentros, de aportar algo aunque sea chiquito a la ALEGRIA.

Me encanta lo de Ivan. Es mucho más que un libro, que un proyecto cultural-artístico, mucho más que eso.

GRACIAS por las personas que inspirar a vivir sencillamente la alegría y los sueños! GRACIAS IVAN!

Buen viajeeeeeeeeee….FELICES SUEÑOS (de los que se sueñan despiertos y se comparten, sobre todo, de esos)

Imagen

 

 

HOY: la buena noticia sos vos!

No por falta de buenas noticias diarias, sino por falta de tiempo para sentarme a escribir es que en estos días no apareció nada nuevo por acá.

Y ahora pensaba en elegir una de tantas para poder compartir, y lo primero que se me vino a la cabeza es una sucesión de rostros, llamados, nombres, personas concretas que durante esta semana respondieron inmediatamente a un “pedido” que publiqué en facebook. A una persona que conozco le entraron por tercera vez (me acaba de avisar) a robar, le vaciaron -casi literalmente- la casa. Lo que no se llevaron lo rompieron.

La buena noticia es que inmediatamente, no habían pasado ni 15 minutos de la publicación, hubo personas que en lo concreto empezaron a regalar su ayuda y a compartir de lo que tienen. Doy fe de que muchas de ellas no viven en abundancia, y fueron los primeros en salir a brindarse.

Cuando pasan estas cosas, la certeza de que a pesar de muchas desilusiones,  contradicciones,  incoherencias que uno experimenta con uno y con los otros; podemos seguir confiando  y confiándonos entre nosotros, trae una especial alegría al corazón.

HOY la buena noticia son cada uno de los que pudieron responder de corazón  a la necesidad de una persona en dificultades; dar una mano sin dar vueltas, sin pensar si era poco o mucho, sin saber siquiera a quién ayudaban.

dar una mano

GRACIAS INMENSAS A CADA UNO!!

HOY: Vero!

Una buena noticia para mí es que sumamos ojos y palabras de una lindísima persona que salió al cruce en este proyecto de compartir las mejores noticias para el mundo.

Por lo que ahora, en adelante, Vero B. es parte especial de las Buenas noticias de esta página.

Qué lindo es sumarnos, tender puentes, animarnos unos a otros en el camino. Me siento feliz de  los encuentros con gente linda que anima a seguir soñando.

Gracias Vero, por ser también buena noticia!!!

123

Bienvenida compañera!!

 

 

HOY: ABUELAS CUENTACUENTOS (Fundación Mempo Giardinelli)

“Quiero cuentos, historietas y novelas pero no las que andabotón. 

Yo las quiero de la mano de una abuela que me las lea en camisón.”

(María Elena Walsh, Marcha de Osías)

34

¿A quién no le gusta que le cuenten cuentos? Les propongo en esta oportunidad revisar la historia personal para rememorar los momentos de la infancia que les despierten sensaciones de placer y alegria … ¿aparecerá quizás el recuerdo de alguien cercano a su entorno; mamá, papá, algún tío/tía o abuelo/abuela, que leían cuentos o contaban historias, brindando así la posibilida

d de generar mundos posibles…?

A mi me pasó esto cuando me enteré de la existencia de este programa de Abuelas Cuentacuentos , vinieron a mi mente hermosos recuerdos.. entonces sentí que era una buena noticia para difundir y dar a conocer… Porque a través de ellas se abre la 

posibilidad de tener LA GRAN OCASIÓN de conectar alguien con ganas de leer y un prójimo necesitado de afecto y de lectura. La tarea de la Fundación Mempo Giardinelli es gestar, estimular y desarrollar esos nexos…

¿Cómo surge esta propuesta? En su página http://www.abuelascuentacuento.org.ar cuentan que a mediados de los ‘90, durante una visita a Alemania, Mempo

Giardinelli tomó contacto de manera casual con personas de la llamada tercera edad que visitaban hospitales para leer cuentos y poemas a enfermos terminales, aliviándoles así el dolor de cerrar sus vidas. Del impacto producido al ver aquella noble manera de ayudar a bien morir, nació la idea de que la lectura de cuentos debía ayudar, también, a bien vivir.

Así comenzó a gestarse, en 1999, la idea de crear un Programa de Abuelas Cuentacuentos, con la premisa de llevar lecturas a quienes comienzan la vida, otorgándoles una oportunidad de acceder al libro y de ejercer su derecho a la lectura

abuelasLa abuela Beby Giardinelli (1936-2005) fue una de las primeras voluntarias del Programa.

Las primeras experiencias aisladas se realizaron durante 2000; en 2001 el Programa fue iniciado oficialmente y en 2002 se logró su sistematización y se realizó la primera transferencia a otra ciudad.

Desde entonces creció hasta conve

rtirse en lo que es hoy: uno de los esfuerzos prioritarios de la Fundación.

Podrán acceder a la página web www.fundamgiardinelli.org.ar para conocerlos aun más y tal vez quienes lo deseen, formar parte del staff cuentero… cómo diría la escritora colombiana Yolanda Reyes…ser motor de exploración de la fantasía para inventar la realidad y lograr un mundo más solidario y más justo.

2

HOY: Jorge Reyes.

Hace unos días atrás, dí con esta nota en www.lacapitalmdp.com y la voy a copiar tal cual está, ni una coma le agrego. Solo compartir que me generó una sonrisa, que alguien fuera noticia por hacer su trabajo cotidiano con alegría y por estar especialmente atento a las personas con las que se encuentra en el día a día. Sí es una buena noticia, y ojalá, sea inspiración para muchos más: poder ofrecer sonrisa, trato amable, interesarnos por el otro, regalar buen humor…

Gracias Jorge Reyes! y gracias Marcelo Pasetti por tu crónica y por descubrirle al mundo buenas noticias!

El colectivero que trata a sus pasajeros como Reyes

JRJorge Reyes es chofer de la línea 562, de la ciudad de Mar del Plata. Charla con los pasajeros, les arranca sonrisas, y tiene la virtud de generar un ambiente distendido y agradable a lo largo de cada recorrido. Un personaje que, con recetas simples, se ganó el cariño y respeto de todos los que viajan en su colectivo

por Marcelo Pasetti

Saluda a la abuela con cariño, le pregunta al pibe si hizo todos los deberes, a otro lo sorprende para saber cómo le fue en las vacaciones, y hasta se anima a decirle a sus pasajeros que si tienen ropa o juguetes para donar, avisen que los retirará para entregar a quienes más lo necesitan. Asciende una mujer embarazada a su micro y los sentados en las filas delanteras coinciden en mirar hacia el exterior. “Alguien que le dé el asiento a la señora o le doy el mío”, dispara y la chicana surge inmediato esfuerzo.

-Buen día capo. ¿Cómo estamos hoy?, pregunta por enésima vez.

-Todo bien “Pela”, escucha una vez más. Para todos es el “Pela” o directamente, el “Pelado”. Pocos saben que este simpático personaje, chofer del interno 13 de la línea 562, se llama Jorge Reyes, que nació hace 38 años en San Juan y que el momento más feliz del día es cuando llega a casa y acaricia la panza de su esposa Romina, quien en marzo se convertirá en mamá de Lola, la esperada hermanita de Simón, de dos años.

¿Una nota a mí?, pregunta Jorge, quien gesticula y habla abajo tanto o más que arriba del micro de la empresa “El Libertador”, que va de Colón al Puerto, recorrido en el cual todos los días pasa por la esquina de Juan B. Justo y Santa Fe, la misma en la que una Navidad de hace algunos años, el colectivero al que hicieron popular los lectores del blog “Fotos de Familia” de LA CAPITAL, recibió las doce de la noche solo, disimulando las lágrimas mientras el cielo estallaba por los fuegos artificiales. “Sí, me quedé sin laburo y en la calle. Estaba solo, no tenía amigos ni familiares acá y dormía en el Polideportivo.Y nunca olvidaré esa Navidad en la que dieron las doce de la noche en la esquina de Juan B. Justo y Santa Fe”, dice el hombre que vive en Mar del Plata desde hace 13 años, adonde llegó harto de Buenos Aires, escala directa de su salida de San Juan. “Mar del Plata siempre me tiró un salvavidas”, comenta, y recuerda que fue empleado en una empresa de seguridad, de una carnicería, de un supermercado y que lavó autos, hasta que por fin una mañana, cinco años atrás, se subió a ese colectivo en el que todos viajan a gusto, y con una sonrisa.

“No hay ninguna fórmula ni nada raro. Trato a la gente como a mí me gusta que me traten. Cada vez que subo al micro me mentalizo que voy a pasear hasta el Puerto y que vengo. El objetivo es que no se me caiga nadie, que todos tengan un buen viaje. Así de simple”, refiere el fanático de la música de Creedence y especialmente “de los lentos que se escuchaban a las cuatro de la mañana en los boliches”.

“Menos cumbia escucho de todo”, le dice a un flaco que acaba de subir y le presta un CD que le había prometido. Porque arriba de ese micro uno no deja de sorprenderse. Jorge puede invitar a participar de una cena a beneficio de una escuela que necesita colchonetas y pelotas para que los pibes hagan gimnasia, o escuchar la confesión de una mujer que acaba de ser abandonada por su marido, dejándola a cargo de cuatro pibes. Puede recibir un llavero de recuerdo de las vacaciones de otro de los pasajeros, o pedirle a un mocoso de diez años que le lea dos páginas de un libro en voz alta ahí, al lado del volante. “Hay historias para todos. Para hacer un libro. El recorrido dura una hora y media casi y hay de todo. Con el paro, llevaba gente del Puerto desesperada. Llevé a un hombre que vendió todos sus discos para poder comer mientras no salían los barcos. Y en ese mismo viaje se subía alguien en el centro muy caliente porque tenía mala señal de Direct TV”. Dos realidades en un mismo viaje.

Una frase para cada uno

Jorge Reyes se entusiasma y habla del “gran laburo solidario” que hacen los muchachos de la Juventud Sindical de la UTA, observa que no se puede permitir que un buen día o un gracias se conviertan en palabras en extinción al tiempo que insiste que no deja que “lo negativo me supere. Este es un trabajo estresante, hay locura en las calles, los semáforos, el apuro, los que estacionan en las paradas y no permiten que la gente mayor pueda bajar en la misma vereda como debería ser, en lugar del medio de la calle, y los que son prepotentes y te maltratan. Pero yo trato de ponerle siempre la mejor onda. Te vas a cansar de darle bola a la gente, me decían algunos choferes. Hasta ahora no me cansé, ni mucho menos. Todo lo que das, vuelve. No hay dudas”, pontifica.

-¡Qué cara che!, se nota que es lunes, “madruga” a uno que sube tras haberse peleado con el despertador, y que, milagrosamente, le devuelve una sonrisa y un “Pelado, no me jodas que perdió San Lorenzo y además es lunes…”.

En la siguiente parada, la que sube es una elegante señora y también recibe su piropo. Todos se van a sentar con una sonrisa.

“Al principio me miraban como un bicho raro. Choferes y pasajeros, ambos, estaban acostumbrados a no saludarse. Cuando uno es amable el otro al final se contagia. Y todo tiene otro color”, simplifica Jorge, quien sorprende cuando confiesa que el fútbol no le interesa, aunque si los fierros. “Soy de Chevrolet”, grafica en otra esquina en esta última vuelta de su recorrido de hoy, ya pronto a culminar las ocho horas diarias de trabajo.

Fue la marplatense Elba Luna, la que en el blog “Fotos de Familia”, en nuestra página web, publicó una foto del “colectivero macanudo” y unas pocas líneas sobre “este orgullo y ejemplo a imitar”. Y luego se animaron todos. Santiago Sanz se entusiasmó, Anastasia y Omar también, Rauly no lo dudó: “¡este señor es carioca!”, escribió al tiempo que Eduardo comentó que “es un loco lindo. Cada vez que lo tomo me divierto mucho. Y es muy educado sobre todo”.

“Jorge le cambia el ánimo a la gente. Yo lo he felicitado varias veces. Seguro que tiene problemas como todos, pero no los lleva al trabajo”, dejó su testimonio Graciela, y entre muchos otros tantos, Hugo pidió un aumento de sueldo para el “Pelado”.

“Me emocionó leer esas opiniones. Para este trabajo te tiene que gustar el colectivo, la calle, y la gente, que es lo más valioso del colectivo”, puntualiza mientras juguetea con su pulsera, para mostrarse convencido de que es necesario “empezar a llevarnos bien entre todos. La cordialidad y el buen trato abren puertas. No tenemos que acostumbrarnos a ser maltratados”.

La charla sigue en un café, y Jorge, que gana cerca de cinco mil pesos por mes, aunque más de 1700 se le van en alquiler, cree que un sueldo debería rondar “las ocho lucas. Llevo a pasajeros que ganan 1.500 mangos por mes…”, se lamenta, y prolonga la charla sobre los jóvenes, la falta de referentes, y las vacaciones en las que este hijo único piensa volver a San Juan. Al final, coincide con uno de sus pasajeros, y lectores del blog, quien dijo que “si los argentinos nos respetásemos unos a otros con amabilidad y cumpliendo nuestras tareas sin molestar o perjudicar a los demás, seríamos una potencia mundial”. Suena simple, y contundente en la voz del Pelado de la 562, quien hoy volverá a arrancar sonrisas y a desparramar saludos y bromas en su recorrido.

 

HOY: Al RocK con LecHe

al rock con lecheHoy es el turno de la música.

Personalmente considero que la música SIEMPRE es buena noticia; ahora, cuando la primera nota que suena viene directo del corazón, eso sí es BUENÍSIMA NOTICIA PARA EL MUNDO.

Hace más o menos un año, un grupo de amigos músicos “pensoñaron” (pensar-soñar) la manera de entramar sus habilidades musicales y el deseo de tender una mano a los que más lo necesitan.

La creatividad, las ganas de hacer algo más, la decisión de aportar algo mejor al mundo, los llevó a formar esta banda de música para chicos y a construir un puente musical, entre aquellos que “tienen un poco más” y aquellos que “hoy necesitan un poco más”.

De este modo a veces por iniciativa propia, y otras, convocados por quienes ya los van conociendo en la zona, ofrecen recitales con fines absolutamente solidarios.

Hace unos días atrás tuve la suerte de poder estar presente en uno de los eventos, de constatar la alegría con la que comparten su tiempo y sus talentos; de ver la cara de los chicos y de los grandes disfrutando, bailando, cantando. Es indudable que como show son muy buenos, el resultado desde esa perspectiva es lindísimo. Pero hoy quiero especialmente resaltar lo otro, lo que se puede traducir-deducir pero no “no se ve”: estos “personajes lindos” con corazón de niño, supieron soñar y concretar de un modo creativo, simple y posible, la manera de compartir y ayudar a otros. Y en eso, nos invitan y contagian a todos!

 arcl

Al RocK con LecHe, (click sobre el nombre para ver más) está formado por personas comunes, como vos, como yo, que supieron unirse  para   -juntos- regalar algo especial. Hoy cada uno de ellos es buena noticia:

Damián Pons y Pupo Moisano en animación

Mariano Tejedor en teclados y voces

Federico Cecchi en bajo

Coyote Fanproyen en guitarra y voz

Pato Cecchi en la batería.

Gracias a cada uno y a AL ROCK CON LECHE por contagiar con tanta alegría, ganas de seguir compartiendo con un corazón más atento al otro. Abrazo agradecido!

HOY: TESS y ALEX (teresa y alejandro)

A Tess y a ÁLex, los conocí hace algunos años a través del blog de cada uno. Han sido para mí misma “buena noticia” desde el comienzo del encuentro, son  de esas personas con corazón inquieto, con ganas de buscar y soñar en grande, con ganas de desparramar vida a los cuatro costados.

tessTeresa y Alex no se han quedado en las “ganas”, sino que sus corazones inquietos les han dado movimiento a sus pies, a sus manos, a su vida entera. Ese ponerse en movimiento un día los encontró despidiéndose (primero uno y luego el otro) de España por un largo tiempo, y descubriendo en África -Bangassou- una nueva CASA.

Ya estando de regreso en España, con lo vivido en el corazón, y con el sueño todavía latiendo dentro; a fuerza de creatividad y amor se les ha ocurrido -entre otras muchas cosas- KeKereKrear (pulsar sobre el nombre) un espacio donde combinar el gran amor que sienten por África, su gente, sus colores; con lo solidario; con la posibilidad de tender puentes para que otros podamos también ayudar.

Así nos cuentan en el blog: “KeKereKe” surgió como la necesidad de entrelazar varias pasiones; la del continente de la esperanza, con la  del deseo de crear con las manos algo que siquiera pudiese ser bello, al tiempo que nos sentíamos no tan lejanos de aquellas tierras, aportando solidaridad, y sobre todo, mucho cariño.

Los invito a entrar y ver las bonitas y coloridas creaciones, quizás alguno además quiera colaborar de algún modo con el fin que Tess y Álex se han propuesto a partir de este emprendimiento / sueño.

Y sobre todo, los invito a dejarse contagiar de ganas de soñar, de ingeniarse con los modos, de buscar caminos de encuentro con los otros, y de dejarnos encontrar.

cropped-kekereke_web2

Gracias TESS, gracias ÁLEX por ser buena noticia para el mundo!

Los abrazo con el alma.